Un cangrejo ermitaño adopta una concha hecha de bloques Lego

La vida marina es dura, especialmente para los cangrejos ermitaños cuando se mudan a otras conchas de caracol vacías cuando tienen problemas de espacio. Este fue el caso de Harry, un crustáceo que vive en un estanque rocoso en el Atlantis Discovery Area del parque Legoland en el Reino Unido, ya que no adoptó una concha común y corriente para vivir, sino que prefirió una casa hecha por bloques de Lego.

La clase paguroidea o mejor conocida como cangrejo ermitaño carece de caparazón propio. Cuando crece, debe buscar la concha vacía de algún molusco muerto ya que es vital para proteger su cuerpo blando y frágil ante los depredadores. Inspecciona su nueva casa con las pinzas y si es adecuada a sus necesidades, se muda a vivir enroscando su torso.

Harry tuvo un gusto muy particular ya que eligió como su nuevo hogar una concha formada por piezas de Lego en color amarillo, azul y rojo. Al respecto, Liane Riley, responsable del acuario, dijo: “Hemos decidido darle a Harry una oferta más amplia y los fabricantes de modelos crearon una casa especial de Lego sólo para él. No estábamos muy seguros si realmente se iría a mudar a vivir, pero rechazó las conchas marinas y caracoles que se le ofrecieron y parece estar muy cómodo en su nuevo hogar”.

Esto podría representar una alternativa ante la escasez de conchas marinas para otros parientes de Harry, aunque dependerá del gusto de sus inquilinos. Mientras tanto, disfruta del video que te presentamos a continuación por cortesía de The Guardian.


Vía: Fayer Wayer

0 comentarios:

Publicar un comentario