En California, una batalla legal decidirá si la pornografía también está protegida por el copyright

En California, una mujer llamada Liuxia Wong fue acusada de violación al copyright por la compañía de películas para adultos Hard Drive Productions. La situación se originó luego de que la productora envió una carta acusando a Wong por compartir la película Amateur Allure Jen en BitTorrent.

Hard Drive Productions demandaría a Wong por US$150,000 por las pérdidas ocasionadas a cambio de que pagara US$3,400 a manera de “compensación por el daño” evitando pasar por un juicio. Alegó que el supuesto delito se cometió el 28 de marzo del año pasado por lo que Wong sería culpable, aún cuando la infracción se haya realizado sin su consentimiento o conocimiento.

Al respecto, Wong negó que haya descargado la película en cuestión ya que fue registrada el 22 de abril, por lo que contrademandó a la productora de acoso debido a que “diseñó una estrategia que obliga a resolver el caso a pesar de la ausencia de hechos” además de “fomentar la prostitución y el proxenetismo en sus producciones”.

Además, Wong argumentó que las películas pornográficas no tendrían porque estar amparadas bajo el copyright según la constitución de los Estados Unidos así como de las leyes de California:

“El artículo 1, sección 8, cláusula 8 de la Constitución de Estados Unidos, conocida como cláusula de copyright, faculta al Congreso de Estados Unidos a promover el progreso de la ciencia y las artes útiles, asegurando por un tiempo limitado a los autores e inventores el derecho exclusivo a sus respectivos escritos o descubrimientos.

Además, la ley en California sostiene que las obras obscenas no promueven el progreso de la ciencia y las artes útiles, y por lo tanto, no pueden ser protegidas por derechos de autor.”

Sin duda, la decisión que adopte el juez sentaría un precedente legal al menos en el estado de California. Si la resolución estuviera a favor de Wong, afectaría a la industria del entretenimiento para adultos desde sus propias raíces, principalmente a la denominada “Meca del Porno”, el Valle de San Fernando. Un negocio que movería la nada despreciable cantidad de US$4 mil millones al año a nivel global.

Vía: Fayer Wayer

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada