Samoa y Tokelau adelantan su horario y saltan del 29 al 31 de diciembre

Samoa y el territorio neozelandés de Tokelau, en el Pacífico Sur, adelantaron su calendario al llegar la medianoche del jueves 29 de diciembre y pasaron directamente al sábado 31 de diciembre, como parte de una medida adoptada por razones comerciales. Los nacidos el 30 de diciembre en estos territorios se quedaron este año sin fecha para celebrar su cumpleaños.

La población que se acostó el jueves como un día normal se levantará mañana en sábado, el día de Nochevieja.

El primer ministro samoano, Tuilaepa Sa'ilele Malielegaoi, defendió la disposición y aseguró que favorecerá el comercio con sus dos principales socios, Australia y Nueva Zelanda, y evitará que los turistas pierdan vuelos por las confusiones de fechas.

El territorio de Tokelau, formado por un grupo de atolones en el Pacífico sur que habitan unas 1.400 personas, se adhirió a esta iniciativa samoana porque la mayoría de sus operaciones administrativas se encuentran en Apia.

Durante casi 120 años, Samoa, habitada actualmente por unas 180.000 personas, ha estado 23 horas por detrás de Wellington, 21 de Canberra, 18 de Pekín, 11 de Madrid y 5 de Washington y Miami. El cambio hace más de un siglo se adoptó por iniciativa de empresarios estadounidenses para agilizar la administración del comercio naval con California, pero la situación ha cambiado.

Sa'ilele recordó que un 90% de los samoanos en el extranjero residen en Australia y Nueva Zelanda y, en ese sentido, consideró “vital” la adecuación del horario. Las principales quejas que recibía el antiguo sistema surgían cuando se producía la muerte de un nacional en Nueva Zelanda o Australia y su familia tenía que organizar el entierro. El primer ministro samoano explicó que si el fallecimiento sucedía un viernes surgía una “pesadilla logística” porque “solo quedaban unas horas para organizar el viaje a Nueva Zelanda antes de que cierren las oficinas de inmigración y los bancos durante el fin de semana”.

Para la iglesia Adventista del Séptimo Día la modificación tendrá un impacto negativo en las actividades sabatinas y dominicales, que representan el primer y último día de la semana. Los adventistas “continuarán observando el sábado bíblico en el séptimo día del ciclo semanal, a pesar de que se le haya cambiado el nombre a domingo”, acotaron mediante un comunicado publicado por el diario Samoan Observer.

El cambio de fecha deja ahora a la otra Samoa, la que se halla bajo la soberanía de Estados Unidos y situada a una hora en avión, a un día de distancia en el calendario.

La línea internacional del cambio de fecha, inventada por el escocés Sandford Fleming a finales del siglo XIX, se sitúa en la línea de 180 grados de longitud y atraviesa imaginariamente en zigzag el océano Pacífico.

Vía: ABC

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada