¿A China podría tomarle tan sólo 30 segundos cerrar Internet?

La primera y recordada guerra fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética terminó hace 20 años, pero desde hace algunos años una nueva guerra fría y más acorde a nuestra actual era digital se está comenzando a gestar entre Estados Unidos y China, y uno de sus campos de batallas es Internet, donde hemos tenido noticias de muchas batallas. La paranoia por estos hechos lleva a expertos y analistas a analizar las debilidades del Internet, llevando a personajes legendarios de Silicon Valley como David Cheriton y Andreas Bechtolsheim, ambos al mando de la empresa Arista Networks, a afirmar que “las fuerzas armadas chinas podrían cerrar Internet en tan sólo 30 segundos, y nadie puede demostrar lo contrario”.

Internet continúa su crecimiento exponencial, tanto en el número de usuarios como en la infraestructura necesaria para mantenerla en marcha, la cual evoluciona hacia cada vez un mayor ancho de banda, lo que permitirá ofrecer mayores velocidades de acceso, las que en los próximos años podrían llegar a 10 Gbps, y ya se está trabajando en los 100 Gbps. Este crecimiento si bien incrementa los beneficios a todo su ecosistema, también incrementa las incidencias de errores, y con ellos los riesgos; pues creen que la infraestructura de Internet es más vulnerable de lo que se podría pensar, lo que difiere con la tradicional creencia de que Internet es algo que siempre estará presente; pues el que muchos seamos dependiente de Internet, no valida dicha creencia.

Las creencias de dos personajes tan importantes e influyentes no deberían ser tomadas a la ligera, y no las tomaría así si no fuera porque curiosamente a través de su empresa Arista Networks nos ofrecen el remedio para estos problemas de seguridad, el que según sus creadores se erige como: “La solución al reto de crear una internet más estable, libre de errores, y compatible con las vertiginosas velocidades que se pronostican a mediano y largo plazo”.

Vía: CHW

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada