Banco suizo ignoró alarmas de sistema informático que le costaron US$ 2.000 millones

En septiembre pasado y en medio de las turbulencias económicas por las que atraviesa Europa, una noticia prendió las alarmas del sistema financiero: el corredor de bolsa Kweku Adoboli realizó una serie de operaciones ilícitas defraudando al banco suizo UBS en unos $2.000 millones de dólares.

De inmediato la policía británica (Adoboli trabaja en el Reino Unido) inició una investigación para determinar el grado de responsabilidad del corredor, así como también de todas aquellas personas que hayan tenido algún grado de participación en el delito.

Es así como las primeras sospechas recayeron en los sistemas informáticos utilizados por el banco y que se encargan de realizar las operaciones que a diario realizan los corredores de bolsa; pero el CEO de UBS (Sergio Ermotti) debió reconocer que los sistemas operaron a la perfección, enviando las respectivas señales de alarma cuando Adoboli realizaba sus operaciones fraudulentas.

El problema para el banco suizo es que ahora debe determinar porque dichas señales de alarma no fueron tomadas en cuenta en su momento, por lo que se especula que otras ocho personas del banco podrían tener algún grado de responsabilidad en los hechos denunciados.

Vía: Fayer Wayer

0 comentarios:

Publicar un comentario