La Unión Europea aún no tiene claro si Google abusa de su dominio del mercado

Teniendo en cuenta la colección de quejas y procesos que tiene Google abiertos en Europa, iba siendo hora de que la Comisión Europea comenzase a estudiar los casos y publicase un dictamen al respecto. Curiosamente, los reguladores europeos aún no lo ven tan claro que Google haya abusado de su posición dominante infringiendo las normas que regulan la competencia y, por ahora, no encuentran indicios que hagan pensar lo contrario a que Google, simplemente, domina el mercado.

¿Dominar el mercado o abusar de la competencia? Bueno, el año pasado la Comisión Europea abrió una investigación después de que varias empresas competidoras (encabezadas por Microsoft) acusasen al gigante de las búsquedas de prácticas monopolísticas que, básicamente, fastidiaban al resto. Durante una conferencia en Florencia, el Comisario de la Competencia, el español Joaquín Almunia comentó algunos detalles sobre el caso:

“Dentro de nuestra actual investigación, estamos intentando determinar si la compañía ostenta una posición dominante en las búsquedas de Internet. [...] Google es el buscador preferido de muchos de nosotros; pero el dominio no es lo mismo que el abuso de dominio. El abuso de dominio es una conducta que protege o extiende el dominio por medios ilegítimos, y aún tenemos que concluir si ese es el caso de Google.”

Dicho de otra forma, parece que aún no han sido capaces de determinar si Google, simplemente, tiene éxito o, además de tenerlo, se dedica a “empujar a la cuneta” a su competencia. La gran mayoría le acusa de manipular los resultados y “bloquear” sitios web que también ofrecen servicios de búsquedas o directorio. Google siempre se ha mantenido en la misma postura y siempre se ha escudado que el servicio es suyo y, además, no cobra por usar el buscador. El Comisario también planteó este hecho durante su ponencia porque, precisamente, es uno de los puntos clave de esta investigación:

“Necesitamos considerar con cuidado en nuestro análisis el hecho de que la compañía opera una plataforma con dos vertientes, donde la publicidad financia un servicio por el que los usuarios no tienen que pagar.”

Según planteó el Comisario, es fundamental determinar si Google realmente ostenta una posición desde la que es capaz de influir en el comportamiento y hábitos de los internautas. De cumplirse esto, la Comisión podría sancionar a Google con un 10% de su facturación anual, una cantidad nada despreciable.

Vía: Bitelia

0 comentarios:

Publicar un comentario