Expuesto plan de espionaje mediante ISP en Reino Unido

Un nuevo documento desclasificado en Reino Unido nos muestra hasta dónde es capaz de llegar una empresa con tal de mantener su poder. Se trata de un acuerdo en 2009 entre Universal Music y Virgin Media. En este trato, el CEO Lucian Grainge pacta con Virgin, en su faceta de proveedor de servicios de Internet (ISP), que ofrezca una tarifa de banda ancha por sólo 10 libras (16.2 dólares). A cambio, Virgin ofrecía ayudar a Universal en el combate a las descargas, con medidas como incluir ventanas de advertencias o pop-ups. Hasta aquí, una táctica un poco invasora, pero nada más.

Lo curioso es que el documento original incluye una parte tachada con rotulador negro. El pretexto es que ese párrafo contenía información “demasiado sensible para el público”. ¿Qué clase de cláusula se escondía tras la cortina de tinta? Al final, una de las versiones sin marcar salió a la luz, revelando el verdadero plan de Universal: espiar y castigar.

“Como los proveedores de servicios de Internet pueden monitorear la cantidad de datos empleados por usuarios específicos y los sitios que accede, es posible para las ISP transmitir información a los dueños de derechos de propiedad intelectual, quienes podrían emprender acciones legales.”

Básicamente, Universal apela al mismo discurso de las operadores como una policía del copyright, donde tienen la capacidad y la obligación de vigilar qué es lo que se comparte en una conexión. Ésta es una clara violación al principio de la neutralidad de la red, donde no importa qué clase de datos transiten por la red. Aquí no sólo se trata de invadir la privacidad de terceros, sino de dar aviso a los dueños de los derechos de propiedad intelectual (léase, a las disqueras) para que dejen caer su horda de abogados contra cualquier usuario que comparta contenido.

Vía: ALT1040

0 comentarios:

Publicar un comentario