La Luna tiene más agua de lo que se pensaba

Vidrio contenido dentro de un cristal de Olivino
La Luna tiene más agua de lo que se creía, según las últimas mediciones de la NASA. Durante años se creyó que la luna era seca, pero después de varios experimentos en los que se bombardeó parte del satélite, se confirmó que sí hay agua y hielo en la Luna.

Pero una cosa es la superficie y otra es el interior del satélite. Ahora, científicos que analizaron restos de lava de antiguos volcanes lunares, reportan que los fragmentos contienen casi la misma cantidad de agua que los fragmentos de este tipo que se encuentran en la Tierra, lo que significaría que hay bastante agua dentro de la luna, al igual que en nuestro planeta.

“Tengo que admitir que estamos sorprendidos”, dijo Erik H. Hauri, uno de los científicos de la investigación del Carnegie Institution y autor del paper que se publicará en la revista Science. Muchos científicos, incluidos tres de los co-autores del estudio actual, predecían que no se iba a encontrar mucha agua.

El nuevo trabajo comenzó cuando un profesor de ciencias geológicas le pasó un frasco con tierra de la Luna al estudiante Thomas Weinreich en la Universidad de Brown, pidiéndole que buscara si había partículas interesantes.

Lo que se había estudiado anteriormente eran pequeñas piezas de vidrio volcánico que habían sido traídas a la Tierra por astronautas de las misiones Apollo. Los vidrios tenían agua, pero no mucha.

Weinreich examinó grano por grano la tierra que le pasaron bajo el microscopio, encontrando entre el polvo algunos cristales, que adentro contenían vidrio. Los cristales, formados de olivino, habían prevenido que los vidrios que contenían adentro perdieran el agua. Así que cuando se examinaron estos vidrios que habían estado aislados se encontraron entre 20 y 100 veces más agua que en los cristales que se habían examinado antes, comparable a lo que se encuentra en la lava y magma terrestres.

“Hay una reserva ahí abajo en la Luna que tiene la misma concentración de agua que algunas de las reservas del manto superior de la Tierra. Eso es seguro”, concluyó Alberto E. Saal, el profesor que le encargó la tarea a Weinreich.

Ahora, no se sabe exactamente cuan extensa es esta reserva. Pero si la Luna tiene agua adentro, es posible que el hielo que hay al fondo de los cráteres en el satélite haya salido de volcanes, en lugar de impactos de cometas.

El descubrimiento también le quita un poco la validez a la teoría que dice que la Luna se formó después de una colisión entre la Tierra y otro planeta del tamaño de Marte hace unos 4.600 millones de años. El choque habría provocado un anillo de escombros a muy alta temperatura, lo que habría provocado que el agua se evaporara y se formara una luna seca.

El descubrimiento de agua se suma a los misterios respecto de cómo se formó la Luna, que tiene a los científicos tratando de entender cómo el agua calza dentro de los datos que ya se tienen de este satélite.

Vía: Fayer Wayer

0 comentarios:

Publicar un comentario