China crea un organismo para supervisar los contenidos de la red

Normalmente, siempre que hablamos de China solemos comentar su férreo control de la red y, por tanto, de la censura que aplica a los contenidos de Internet. Tanto es así, que dado que las redes sociales más comunes (Twitter, Facebook, etc) están prohibidas, se ha generado un importante negocio en sus clones chinos (lógicamente también controlados). Bueno, pues parece que este control de la red se va afianzar algo más porque el gobierno chino ha creado un nuevo organismo que se encargará, precisamente, de supervisar los contenidos de la red y autorizar la creación de nuevos medios online.

La Oficina Estatal para la Información en Internet, que es como se llama este nuevo organismo gubernamental, se encargará de la supervisión de los contenidos que circulan por la acotada red china, su gestión y su aprobación, además, será la encargada de otorgar el visto bueno administrativo a los negocios relacionados con la difusión de noticias a través de la red, aplicar las políticas gubernamentales de comunicación en Internet, dirigir el desarrollo de los negocios de juegos, apuestas online, intercambio de imágenes, vídeos o audio.

Este, casi todopoderoso, organismo de Internet será el encargado de centralizar la gestión del registro de dominios y nuevas páginas web, la distribución de direcciones IP y el suministro de acceso a Internet a los proveedores de servicios de telecomunicaciones del país. En definitiva, todo el control de la red (contenidos y acceso) estará supervisado por este organismo gubernamental, por tanto, China centraliza y, además, le da una cara pública a sus instrumentos de control y censura de la red. ¿Y cuáles serán las caras públicas de esta Oficina? Pues el responsable de la oficina de comunicación del gobierno chino, el viceministro de Seguridad Pública y el viceministro de Industria y Tecnología Informática.

La motivación oficial es la de centralizar, bajo un único paraguas, toda la regulación de la red que se encontraba disgregada entre las competencias de varios departamentos del gobierno, ganándose así en eficacia y, realmente, no les falta razón porque con este movimiento burocrático y organizativo, concentran en un único lugar el control absoluto de la red en su país y, claro, una de las ventajas de la gestión unificada es que es mucho más sencillo “cortar” la conexión o, directamente, ofrecer contenidos adecuados a los intereses gubernamentales.

Precisamente, en un país en el que se cuentan 450 millones de internautas y en el que el gobierno decide si permite que sus ciudadanos puedan jugar al World of Warcraft, crear un organismo que supervise a todas las empresas que operan en la red y otorgue licencias para poder funcionar, simplifica mucho las cosas y, sobre todo, evita “fugas” entre departamentos cuyas competencias no estén claras.

Vía: Bitelia

0 comentarios:

Publicar un comentario