Magnate japonés suministrará iPhones a los huérfanos del terremoto

Masayoshi Son es el fundador de SoftBank, una de las corporaciones más importantes de Japón en materia de telecomunicaciones. Resulta también el hombre más rico del país, con una fortuna estimada en 7.000 millones de dólares, pese a su renombre como el individuo que más dinero ha perdido en la historia (la bancarrota de DotCom le costó 70.000 millones dólares).

A Son le honrra el haber contribuído sobradamente a la recuperación de las víctimas del terremoto japonés del pasado día 11. No sólo ha alimentado y dado cobijo a los afectados, también les ha proporcionado teléfonos móviles para que estén en contacto con los suyos, corriendo todas las facturas de su cuenta.

Una de sus últimas visitas fue a la ciudad de Tamura, una de las más afectadas por la crisis nuclear de Fukushima. Allí anunció su deseo de reubicar a más 1.200 personas y ayudarlas a encontrar trabajo, pagando su manutención hasta entonces.

La idea de distribuir iPhones (sí, ha sido el modelo escogido) surgió a través de Twitter, donde pidió ideas sobre cómo podía ayudar a los damnificados. A consecuencia, todos los huérfanos recibirán un smartphone Apple sin tener que preocuparse del precio de las llamadas, algo que pudiese parecer banal, pero nada más lejos de la realidad: hablar con nuestros seres queridos es quizás lo más terapéutico que pueda hacerse en situaciones como ésta.

Son también ha prometido teléfonos de sustitución a aquellos que perdiesen el suyo durante la catástrofe.

Vía: Apple Weblog

0 comentarios:

Publicar un comentario