Comediante fue condenado a 2 meses de cárcel por la edición de un video

Evan Emory es un joven comediante de 21 años que trató de volverse famoso con un video divertido en YouTube, pero algo en sus cálculos salió mal. Tan mal, que fue condenado a 60 días de cárcel.

El desastre comenzó cuando Emory subió a Internet un video de sí mismo cantando una canción sexualmente explícita a niños de Kinder. Suena mal, pero en realidad no es tan feo: Emory en realidad nunca le cantó una canción obscena a niños de 5 años, sino que editó el video para que pareciera que lo estaba haciendo. Emory agregó dos veces una nota en el video explicando que los niños no fueron expuestos a la canción impropia.

El truco se hizo con dos videos. El primero, que incluía a los niños, fue grabado en enero, cuando Emory asistió a una clase y les cantó a los estudiantes una inocente canción infantil feliz. Luego, cuando los niños se fueron, Emory volvió a la sala, cantó la canción polémica mientras estaba solo en la sala y con eso armó el montaje que hace parecer que los niños estaban presentes cuando cantó la canción vulgar.

El video fue subido en febrero, y retirado luego que los padres de los niños, indignados, demandaran al comediante. Esta semana, un juzgado sentenció a Emory a 60 días de cárcel, dos años de libertad condicional, 200 horas de servicio comunitario, someterse a tratamiento y pagar multas y los costos del juicio. Además, no podrá acercarse a menos de 150 metros de niños de menos de 17 años. Y todo eso después de rebajarle los cargos.

Originalmente, Emory fue acusado de fabricación de pornografía infantil, algo que le podría haber costado 20 años de cárcel. El cargo fue cambiado después por subir un mensaje ilegal a Internet con circunstancias agravantes. Al menos esta condena evita que Emory quede en el registro de abusadores sexuales.

Debido a la demanda, el video en cuestión fue retirado de YouTube y no se han encontrado copias de él en otra parte. El juez del caso considera el video como “contrabando”. Los padres de los niños que aparecen en el video, en tanto, aplaudieron la sentencia, diciendo que era un “pervertido” y que “se les quitó la inocencia a los niños”.

Ahora, ¿cómo se les quitó la inocencia a los niños, si ellos nunca han escuchado la canción? Todo lo que vieron fue a un sujeto que les cantó una canción infantil. Y a menos que estos chicos de 5 años sean unos expertos en navegar foros ocultos en Internet, no han visto el video que fue sacado de YouTube tampoco. No hay duda de que Emory fue estúpido al no pedir permiso por usar la imagen de los niños en su video. Por eso, merece que lo reprendan. Quizás hasta la canción era mala. Pero ¿60 días de cárcel? ¿Por un video en el que en realidad no se dañó a nadie cuando se realizó? ¿No será mucho?

Vía: Fayer Wayer

0 comentarios:

Publicar un comentario