Un robot tenderá trampas a los pedófilos de las redes sociales

No es tan agresivo como el de la foto, pero su misión es muy dura: luchar contra la pedofilia en las redes sociales. Se trata de BabyBot, un prototipo que utiliza distintos avatares e interactúa en las redes sociales con un lenguaje similar al de los menores, para atraer a posibles pervertidos sexuales.

Diseñado por ocho investigadores de la Facultad de Informática de la Universidad Politécnica de Madrid, BabyBot es capaz de establecer conversaciones con otros usuarios de la Red, intercambiando preguntas y respuestas prestablecidas que pueden conllevar a un “aumento de tono” en la charla, pero sin incitar al delito.

“El avatar actúa como gancho y se muestra receptivo, pero nunca provoca al verdugo ni hace proposiciones deshonestas”, resaltan sus creadores.

Y es que el robot siempre se muestra receptivo a la conversación, pero no puede incitar a que se cometa el acoso, pues según las leyes españolas esto en sí mismo constituye un delito.

BabyBot sostiene la conversación hasta que el presunto acosador empieza a realizar preguntas como: “¿Qué talla de sujetador llevas?” o “¿Podría verte desnudo?”, que ocasionan que se disparen las alarmas del sistema, archivándose la charla en una base de datos e incorporándose al usuario a un registro de presuntos acosadores.

Sus desarrolladores destacan que podría tener uno particular (colegios, institutos, padres) a través de un software que se instala en el equipo desde el que se accede a la Red y que bloquearía el contacto entre un menor y los “cyberacosadores” registrados en la base de datos. Y destacan su interés en colocar los datos obtenidos por BabyBot a disposición de la Policía y las Fuerzas de Seguridad del Estado.

Hasta el momento, el robot ha sido probado utilizando SecondLife, pero sus creadores aseguran que puede interactuar en otras redes sociales, y que de hecho están investigando junto a Tuenti la forma en que cree perfiles de forma autónoma, busque amigos e interactúe con el resto de la Red.

Vía: Fayer Wayer

0 comentarios:

Publicar un comentario