John Sculley asegura que fue un error de Apple contratarlo como CEO (y los 11 principios del trabajo de Steve Jobs)

Steve Jobs y John Sculley
John Sculley es conocidísimo por haber sido el CEO de Apple entre los años 1983 y 1993, una década completa que marcó en su inicio la época dorada de Cupertino y que, ya comenzados los 90's, tuvo sus altibajos. ¿Por qué? En los primeros años (aquellos de las primeras Macs y de la prograganda de 1984), Sculley aumentó las ganancias por ventas de 800 millones a 8 mil millones. Pero llegado cierto punto se alejó bastante de las ideas de Steve Jobs y finalmente debió irse de la empresa de la manzana por la puerta trasera, con una importante disminución de ventas y una baja en el precio de las acciones.

En Cult of Mac hicieron una entrevista bastante larga al ex CEO, quien fuera convencido por Steve Jobs con la famosa frase “¿quieres pasar el resto de tu vida vendiendo agua azucarada o quieres una oportunidad para cambiar el mundo?” y hay algunos puntos muy pero muy interesantes sobre su carrera que no suelen ser dichos por muchos ejecutivos. Una breve traducción:

“Mirando atrás, fue un grave error que me contrataran como CEO. No fui el primer candidato. De hecho era Steve, pero el Directorio no estaba preparado para hacerlo CEO con tan sólo 25 años de edad. Analizaron todos los candidatos obvios en la industria y David Rockefeller, quien poseía acciones en la compañía, sugirió que intentaran en una industria diferente, para lo que contrataron al caza talentos número uno, Jerry Roach. Me contrataron y entré a la compañía sin saber nada de computadoras. La idea era que Steve y yo trabajásemos como socios, él sería la persona técnica y yo me encargaría del marketing.”

“Digo que fue un error que me contrataran porque Steve siempre quiso ser el CEO. Habría sido mucho más honesto de parte del Directorio que encontraran una manera de hacerlo a él CEO y que luego nosotros dos trabajásemos en conjunto. Recuerden que él era el Director, el mayor accionista y quien dirigía la división de Macintosh, por lo que estaba por arriba mío pero a la vez por debajo.”

Sculley sigue contando que piensa que toda la situación fue una fachada y confiesa que pasados los años no aprendió absolutamente nada sobre ordenadores, por lo que todo el rédito, todos los éxitos, asegura, pertenecen a Steve Jobs: “todas las ideas eran de él”.

John Sculley
Los 11 principios del trabajo de Steve Jobs

Respecto al trabajo con Jobs, Sculley indicó que “hay muchas lecciones de desarrollo de productos y de marketing que aprendí de trabajar con Steve al principio. Es impresionante cómo todavía se aferra a los mismos principios muchos años después. No he visto cambios en sus principios, excepto que él se ha vuelto cada vez mejor en ellos”.

Sculley detalló estos principios:

  • Hermoso diseño: Steve tenía la idea de que hay que comenzar el diseño desde el punto de experiencia de usuario. Estudiábamos a los diseñadores italianos, diseñadores de autos (...). En ese momento, nadie estaba haciendo eso en Silicon Valley (...). Lo que mucha gente no reconoce es que Apple no era sólo sobre computadores. Era sobre diseño de productos y marketing.”
  • Experiencia de usuario: “La experiencia de usuario tiene que ir de punta a cabo, ya sea el escritorio o en iTunes. Es parte de un sistema de comienzo a fin: está también en la manufactura, la cadena de proveedores, marketing, las tiendas.”
  • Nada de focus groups: Steve creía que mostrarle a alguien un prototipo no daría ninguna indicación a la persona sobre cómo sería el producto final, el salto entre una cosa y otra era demasiado grande.”
  • Visión: “Creía que los computadores eventualmente serían productos de consumo. Era una idea loca a principios de los 80's, porque la gente pensaba que los PC eran versiones pequeñas de computadores grandes. Así era como lo veía IBM (...). Pero Steve estaba pensando en algo completamente diferente. Creía que el computador iba a cambiar el mundo.”
  • Minimalismo: “La decisión más importante no está en las cosas que haces, sino en las que decides no hacer. Es un minimalista.”
  • Contrata al mejor: Steve tiene la habilidad de buscar al mejor de los mejores, la gente más inteligente que él sentía que estaba allí afuera. Era muy carismático.”
  • Trabaja los detalles: “En un nivel él está trabajando en el gran concepto de ‘cambiar el mundo’. En otro nivel está trabajando en detalles de lo que toma realmente construir un producto y diseñar el software, hardware, sistemas y aplicaciones, los periféricos... está involucrado firmemente en publicidad, diseño, todo.”
  • Mantenerlo pequeño: Steve no respetaba a las organizaciones grandes. Sentía que eran burocráticas e ineficientes (...). Steve tenía una regla de que nunca podía haber más de 100 personas en el equipo de Mac. Así que si querías agregar a alguien, tenías que sacar a alguien”. Según Sculley, Jobs dijo: “no puedo recordar más de 100 nombres y quiero estar alrededor de personas que conozco personalmente. Si es más grande que 100 personas, eso nos forzaría a entrar en otro tipo de estructura organizacional y yo no puedo trabajar así. La forma en que me gusta trabajar es una donde yo toco todo.”
  • Rechaza el mal trabajo: “Es como el taller de un artista y Steve es el maestro que camina alrededor y mira los trabajos y los juzga. En muchos casos esos juicios fueron para rechazar algo.”
  • Perfección: “Lo que separaba a Steve Jobs de otras personas como Bill Gates. Bill también era brillante, pero no estaba interesado en el excelente gusto. Bill estaba interesado en ser capaz de dominar el mercado. Lanzaría cualquier cosa que tuviera para ser dueño de ese espacio. Steve nunca haría eso. Steve creía en la perfección.”
  • Pensador sistémico: “El iPod es un ejemplo perfecto de la metodología de Steve de empezar con el usuario y mirar al sistema completo. Siempre fue un sistema de inicio a fin con Steve. Él no era un diseñador, sino un gran pensador de sistemas.”
Vía: ALT1040 y Fayer Wayer

0 comentarios:

Publicar un comentario