¿Homero tenía razón? ¿El universo tiene forma de rosquilla?


En los albores de la era informática los estudiantes universitarios se entretenían todas las noches jugando en sus computadoras con un juego llamado Spacewar. En este juego dos naves espaciales intentan destruirse mutuamente con torpedos mientras evitan al mismo tiempo caer en una estrella. El juego era sorprendentemente fiel a las leyes de la física. Tan sólo una característica parecía extravagante: la nave que salía por un costado de la pantalla reaparecía del lado opuesto. El espacio no puede funcionar de ese modo. ¿O sí?

Imaginemos que la pantalla del Spacewar está doblada a la manera de un cilindro o de una rosquilla, de tal modo que sus dos extremos se juntan. Según aseguran algunos expertos en cosmología, ésta es la nueva imagen del espacio tal como sugirió un nuevo mapa detallado del universo de los primeros tiempos.

El Sistema solar y sus planetas, sucedió hace 4600 millones de años, una nube de polvo y gas estelar se condensó formando un disco rotatorio en cuyo núcleo se encendió el fuego termonuclear del astro. En el interior del disco fueron surgiendo luego todos sus planetas, cuerpos celestes sólidos con un núcleo metálico.

El Sol es una estrella ordinaria del tipo de las enanas blancas. Aquí aparece con veinte estrellas vecinas.

El análisis sobre este mapa ofreció una serie de pistas (sólo esto) que demuestran que el Universo tendría una forma más compleja de la que suponían los astrónomos. En lugar de ser infinito en todas las direcciones, tal como sugiere la teoría que está más de moda, el Universo sería mucho más pequeño en una dirección que en las otras. Como resultado, su forma podría resultar ser, efectivamente, similar a la de una rosquilla.

“Hay una insinuación en toda esta nueva información de que si uno viajara velozmente en dirección a la constelación de Virgo regresaría a la Tierra desde la dirección opuesta”, aseguró el doctor Max Tegmark, experto en cosmología de la Universidad de PennsyIvania, Estados Unidos. La nueva información generó en sus inicio bastante escepticismo entre los expertos en cosmología. Tanto Tegmark como otrós coinciden en que estas mediciones están lejos de ser definitivas o convincentes.

Una galaxia llamada Vía Láctea. Cerca de 100.000 años luz mide y está constituída por 200.000 millones de soles. El sol se mueve a 250 km por segundo en uno de sus brazos espirales, donde aún hoy siguen naciendo estrellas y planetas.

Las otras galaxias. Al otro lado de la Vía Láctea los astrónomos descubrieron galaxias en todas las direcciones del firmamento. Las veinte representadas constituyen el llamado “Grupo local”.

Pero de ser cierto, la existencia de Universo con forma de rosquilla, obligaría a los expertos en cosmología, a reconsiderar sus teorías sobre que fue lo que ocurrió en los primeros momentos, después del nacimiento del Universo en el Big Bang. Todas esas teorías anticipan la existencia de un cosmos infinito.

Los resultados son parte de los datos recogidos por un satélite de la Sonda de Anisotropía de Microondas Wilkinson (Wilkinson Microwave Anisotropy Probe, mejor conocida como WMAP), construida y manejada por un equipo internacional liderado por el doctor Charles Bennet, del Centro de Vuelos Espaciales Goddard, de Greenbelt, Maryrand. Este satélite se dedicó a registrar el patrón de calor, bajo la forma de una tenue radiación de microonda que llena el firmamento. Se cree que esta radiación sería un resplandor del propio Big Bang y representa por ende un retrato del Universo cuando tenía “sólo” 380.000 años.

No sólo las estrellas sino también las galaxias se aglomeran formando enormes cúmulos, que a su vez no vagan errantes sin referencia ni rumbo por el cosmos. Atraídos por la fuerza de gravitación constituyen los llamados “supercúmulos galácticos” (Universo conocido).

A través del análisis de estas ondas los expertos en cosmología están en condiciones de determinar muchas de las características del Universo, tema debatido durante mucho tiempo los los científicos, como su edad y densidad. Para su satisfacción, los primeros resultados del satélite Wilkinson, confirmaron muchas de las “extrañas ideas” que los expertos en cosmología sostuvieron en la década, incluido el concepto de que la mayor parte universo está constituida por algo llamado “energía negra” o “materia oscura”, que se mueve dentro del espacio a un ritmo acelerado.

Fuck yeah!

Vía: Uimpi

0 comentarios:

Publicar un comentario