Publican fotos “hot” de usuaria después que llamara a servicio al cliente

You think i'm sexy?
Esta es una de esas historias que cuesta creérselas, pero considerando que Tara Fitzgerald dio la cara en una entrevista, uno siente la obligación moral de compartirla esta historia.

Resulta que en EE.UU., Tara Fitzgerald decidió sacarse unas fotos subidas de tono para estimular la relación con su pareja. Las fotos eran obviamente de carácter privado, pero por esas cosas de la vida, de un día para otro Tara no las podía encontrar en su equipo. La cosa es que se empezó a poner nerviosa y decidió contactar al soporte de Dell, quienes la derivaron con su call center en India.

En la India, el amable Riyaz Shaikh conversó con la afectada y le solicitó permiso para acceder a su computador y buscar las fotos que le quitaban el sueño a la afectada. Tara cuenta que:

“Confié en él. Confié en él porque era un técnico de Dell y no me gusta el ciberespacio, uno es tan vulnerable”

Con la prontitud típica de Dell, el técnico encontró las fotos (estaban en el correo de Tara) y con el propósito nefasto de encontrarles alguna utilidad más tarde, realizó un respaldo de 16 fotos eróticas que aparecieron misteriosamente después en un sitio llamado Bitchtara.

Cuando Tara se enteró de la existencia de esta página web, su reacción fue:

“Me sentí violada. Mi vida ha sido violada”

Sin saber que Riyaz estaba detrás de esto, Tara siguió en contacto con él, puesto que el técnico se ofreció a ayudarla para eliminar el sitio de la faz de Internet siempre y cuando ella le enviara un computador Dell nuevo de paquete puesto que “necesitaba trabajar fuera del horario de oficina desde su casa en Mumbai y ¡Tarada se lo envió!

“Y me digo a mi misma, mi conciencia me dice: ‘Tara, no envíes esto. ¿Qué estás haciendo? ¿Estás loca?’ De todas maneras lo envié porque realmente creía en este tipo. Realmente tenía fe en que él estaba protegiendo mi dignidad.”

Las cosas habrían terminado aquí si Riyaz no se hubiese puesto confianzudo, ya que para San Valentín le envió a una amigita US$800 en productos Dell que cargó a la tarjeta de crédito de Tara. Esta fue la gota que rebalsó el vaso y aunque el técnico le juraba que había sido un error y que le devolvería el dinero, ella no le creyó y luego de un año de tratar de resolver los problemas por los canales oficiales de Dell (sin éxito), Tara decidió hacer pública su historia y contratar los servicios de un abogado ya que:

“Cuando le confías a alguien tu computador, y esperas que ellos respeten tu privacidad y no lo hacen, y te tratan de manipular y controlar, te sientes como una idiota”

Los dejo con una entrevista de la afectada:


Vía: CHW

0 comentarios:

Publicar un comentario