La luz

Todo comenzó hace... Emmm... 1, 2, 3, 50, 77, 136, 409... ¡600 días años, no, días, mmm... eones!

Era una noche oscura, ya era la madrugada por bastante trecho. El mundo era un lugar totalmente distinto. Pero a ese mundo del que hablamos le faltaba algo, pero nadie comprendía que era “eso” faltante. Todo transcurría con normalidad, normalidad sumida en la oscuridad característica de aquellos días. Nadie sospecharía lo que pasaría... Chan, chan, chan...

2 jóvenes sin nada importante que hacer, revolucionarios, decidieron hacer algo al respecto. Todos los tildaron de locos. Los que no tienen nada importante que hacer revolucionarios son maltratados antes de instaurar sus modificaciones y muchas veces después también. Tras decidir hacer algo al fin, inutiles, se pusieron a analizar que pasaba en esa sociedad. Y descubrieron lo que pasaba. Faltaba la luz (metafóricamente hablando). Y pusieron manos a la obra. Decidieron crear esa luz, ese “eso”. Fueron a buscar al nerd brujo del barrio pueblo aldea poblado donde habitaban, para que los guiara hacia “eso”, ¡hacia la luz! Cuando finalmente pudieron hablar con él luego de tirar la puerta abajo y golpear a varios que esperaban el nerd brujo les dijo un conjuro misterioso:

“Estas sabias palabras deberán escuchar
Los guiaran y no se perderán
Otros han fracasado como un perro
Tampoco eran muy inteligentes, pero
Real será que Maradona tendrá 8 goles en Mundiales
O sea, captar muy complicado no es
Justo es que quien se confunda muera
Un idiota menos no cae mal en esta era
Ahora que al fin terminara este mensaje
No sean idiotas y comprendan lo que dije”

Los 2 que no tienen nada importante que hacer aventureros no entendieron ni mierda y golpearon al nerd brujo hasta que se desmayo comprendieron a la perfección, por lo que el nerd brujo dio por concluida su tarea y desapareció de repente. Entonces, los 2 que no tenían nada importante que hacer aventureros comenzaron a pensar que carajo era eso del conjuro. Supusieron que resolviendo esto comprenderían que era “eso” que faltaba. Así que resolvieron caminar por el bosque para intentar resolver este... “Acertijo diabólico”.

Una vez en el camino sendero, caminaban, caminaban, caminaban sin cesar... Tanto que por un buen tiempo se olvidaron que hacían ahí y porque estaban caminando. Dicen que el bosque causa esos efectos en los idiotas personas que no tienen nada importante que hacer aventureros principiantes. A todo esto, ya habían pasado varios días años varias horas, así que debían descansar, ya que la señora noche estaba llegando, y el bosque de noche es muy oscuro (eso suelen decir). Vieron un poco de luz a lo lejos, así que decidieron seguirlo, con la esperanza de que allí hubiera... Bueno, algo. Caminaron 1337 metros, demorando mucho tiempo, ya que el cansancio era mucho poco ejercicio en esas piernas. Debe ser que realmente el cansancio era mucho, porque no notaron que muchos de esos 1337 eran en subida. Debe ser que efectivamente el cansancio era demasiado, porque no notaron que esa subida que iba hacia la cima de un volcán... Así es. No se percataron hasta que llegaron a la cima.

Una vez en la cima el punto más alto del volcán, ya habiéndose percatado de su ubicación, pensaron que ya era muy tarde y estaban muy cansados para intentar descender, así que decidieron descansar allí mismo, ya que había algo de calorcito. Pero seguían sin comprender el conjuro del nerd brujo, quisieron ponerse a pensar y analizar finalmente, pero se durmieron que flojos. Los mismos que dicen que el bosque causa que las personas caminen sin percatarse del tiempo también dicen que los humos de los volcanes producen alucinaciones. Otra vez, estas personas tenían razón. Ambos se introdujeron en un viaje místico digno de un chaman de basta experiencia.

A ciencia cierta no sabemos que vieron en el susodicho viaje, pero según dice esta gente que tantas cosas cuentan, sería algo así:

Había muchos colores, y de repente apareció un zorro que les dijo: “Idiotas, tienen ver la primera letra de cada verso del conjuro!!! Estúpidos!”

Por supuesto, cuando despertaron no recordaban nada, pero tenían una resaca que ni les cuento. Y estaban todos contracturados, pero eso era más por caminar tanto por el bosque. Aún no se podían ni mover (pese a que habían pasado 3 horas desde que “volvieron al planeta”) cuando todo, si, todo, empezó a temblar. El volcán estaba más activo que nunca. Todo temblaba como nunca había pasado, y empezaron a aparecer grietas, cada vez más grandes, hasta que se despedazo el borde del volcán, tirando a nuestros antagonistas protagonistas hacía dentro del volcán...

Por un momento, las nubes de cenizas oscurecieron todo el barrio pueblo aldea poblado, aunque ya casi nadie quedaba, ante el primer movimiento de la tierra producto de la actividad volcánica, todos huyeron. Pero repentinamente, un halo de luz surgió de entre la oscuridad. Y cada vez se empezó a hacer más fuerte. En cuestión de segundos, la luz era total. ¿Podría ser...? Todos miraban desde lejos, incrédulos, sin terminar de comprender...

Cuando parecía que solo era una ilusión de algo bueno que en realidad nunca llegaría, el volcán entró en erupción... pero eso no es lava. Era algo blanco y brillante, que daba esperanza verlo. Era la luz que tanto necesitaban. Comprendieron todo. ¡Era tan sencillo! Lo único que había que hacer era... Tirar a esos 2 inútiles al volcán!

Ni bien estaban comenzando a celebrar, la misteriosa sustancia blanca y brillante se evaporó como si nunca hubiera estado allí. Pero quedo un papel. Mmm... Un niño lo recogió y lo leyó. Decía: El Otro Juan.

Ese mismo día, pero a la noche, el nerd brujo despertó de la golpiza que le dieron los 2 idiotas que no tenían nada importante que hacer, bah, ahora estaban muertos volvió al barrio pueblo aldea poblado tan sorpresivamente como había desaparecido. Todos notaron su morada e inflamada presencia. El nerd brujo miro a todos y pronuncio una pequeña oración:

“Esos 2 muchachos eran unos idiotas. Les di el conjuro más sencillo de todos los tiempos y no lo captaron. Encima, me golpearon hasta que se aburrieron. Esta bien que hayan caído al volcán.”

Decidieron que había que hacer algo para combatir a la gente estúpida como estos 2 muchachos. Algo donde hubiera mucho conocimiento para combatir y contrarrestar la idiotez. El nerd sabio, al ser consultado, pensó un momento y dijo:

“Hagámosle caso al papel. Que se inicie la actividad de... ¡El Otro Juan!”

Y así fue comenzó todo esto...


La verdadera historia: 14 de noviembre de 2008: Yo (Juan Rueda) y un amigo (Juan Herrera) habíamos hablado de crear un blog. La madrugada de ese día lo hicimos. Cuando estábamos pensando en el nombre, no se nos ocurría nada. Yo en ese momento estaba charlando por Messenger con mi prima y le pregunte si se le ocurría un nombre. Obviamente, no se le ocurrió nada, pero pregunto (adaptado para la fácil comprensión) “¿Y como se llama el otro chico?”. “Juan. Hay más de un Juan en el mundo”. “Ah, mandale saludos a el otro Juan”. Chan! Teníamos 2 potenciales nombres entonces: “El Otro Juan” y “Hay más de un Juan”. Por suerte elegimos el primero, no solo porque gusto más, sino también porque era más fácil de recordar. Y así se empezó. Y el día de hoy se cumplen 600 días. Salúdennos mucho, nos lo merecemos (?) Es más interesante leer la historia ficticia, aunque seguramente será complicada leerla y tendrá errores e incoherencias. ¿Y que pretenden? No soy Galeano. Como sea, quedémosnos con las felicitaciones. Gracias a ustedes por leer. Saludos!

0 comentarios:

Publicar un comentario